14/10/14

Tag:

Nicolás Romano


Nicolás Romano
Cinco Poemas





MÚSICA


Ya en oceánicos vuelos
escuché cantos de aves
como si yo fuese emplumado
verde y amarillo
la mismísima bandada.
Sobre bosques y llanuras
de violáceas memorias en flor
saboreé melodías celosas
y perfumes
aún sin comprender.
Futuro fue el momento en que oí
aquella música marchita
desde el bronce rojo y amarillo
en enigmática elevación
mis cuerdas: envenenadas.
Con ese ardor típico
que lo devuelve a uno al pasado
dejé de escuchar el porvenir,
y regresé al ahora
que suena
en mi amargura.



UNI-VERSO


Versos hay cientos
pero todos no son
la gota preciosa al otro lado del espejo.
Algo, que no forma parte
como partículas provenientes del sol:
nos atraviesa los huesos
Dorada información
secreta
va directo a los versos intentando
que alguno sea un universo
y decirlo todo.


SOLEDAD


Es una casa de piso astillado
que frena brusco el deslice
de un par de pies descalzos
el frío
silbante entre el hierro
y vidrio, el abandono se huele
desde el afuera más lejano
Aquella planta reacia
al dolor que impregna el aire
no es más que monolito a la intemperie
Es el cigarrillo
ámbar pegado
a los dedos
calamar ennegrecido
por tinta de amargura
Es como una rea inocente
cargando maltrecha una vida en vano,
desalmada
esperando el último dolor
El plomo derretido
que calcina
postergando el descascare
del huevo podrido
La soledad, no es La Muerte.
es
su lentitud
y suavidad
el martirio pendulante
La soledad es la gota aterciopelada
oscura que apresa a una hormiga
perdida.


VACIAR TODA LA MENTE DE UN SOPLIDO


Mi búsqueda es vaciar
toda idea
como se fondea un vaso de vino
que rezuma dejando
la blanca cordura en el tibio cristal
abrir la psique
y volcar sobre esta tierra yerma
todo oxido,
todo fuego
toda agua o espuma pensable
todo lo imaginable y lo aprendido.
¿Vaciar es acaso
rellenar con vació?
Anhelo deshincharme de pensamientos
como un globo frito
por el sol en la avenida
ser un puente, que sin razón
ni delirio, comprende
sólo su ceremonia de conexión
entre este mundo
y lo descondido.
Sacar fuera lo posible, quisiera
también lo que no posee tiempo
expulsar toda idea
o intento eléctrico
de pensamiento, cualquiera que sea.
Vaciar es lograr
que lo que ruge encerrado
escape apacible.


POZO


Qué luminoso agujero
este en el que he caído,
las mariposas
como hachas talan
arboles marinos,
los peces frutos, la espuma amarilla
profunda salada herida
Aire esponjoso de arroz hervido
y cilantro, me envuelve
soy un huevo tibio
bajo superficie cáscara grisácea
de martirio, azufre y cenizas
Las manos rojas en esta caverna
son la baba
de caracol
de mi destino
la creación que pasó y volverá
cuando pegue la vuelta al infinito
¿Qué luz primera es esta
que me engendra,
me ciega
me deja
ser todas las cosas todos los seres
que pinté y me moldearon?
La conexión con la preñada
aurora anaranjada de mi sino
es tan fina y tan fuerte
como el hilo
de plomo que sujeta a todos
los soles
al mismo clavo azulino.
Esta boca monumental
en el lomo terrestre
absorbe dócil
a quienes el verde calor
les es negado
y formando una crisálida acuna
como tigresa
cobriza guardiana
de la última lonja de cielo.





NICOLÁS ROMANO, poeta, pintor, músico y escenógrafo argentino,  nacido en Lanús, provincia de Buenos Aires,  en 1988. Trabaja incansablemente en el ámbito de la pintura, la escenografía, la música y la poesía, convencido de que sólo creando puede acercarse a la felicidad. Sus búsquedas lo llevaron a conocer a grandes maestros como Andrés Bestard, Gustavo Charif, Richard Sturgeon, Laura Varangot y María del Carmen Colombo. Admirador de Blake, el Bosco, Hermeto Pascoal, “el gato” Barbieri, Henry Darger, Macedonio Fernández y todo tipo de locura creativa. Se formó en la Escuela de Bellas Artes Manuel Belgrano y participó de diversas exposiciones y muestras. Colaboró con la revista de arte y psicología El Gran Otro y fue profesor de educación artística de la escuela italiana Edmundo de Amicis -la cual lo tuvo como alumno-. Actualmente trabaja realizando escenografías para el Teatro San Martin y otros teatros públicos de la ciudad de Buenos Aires y dicta clases de pintura en su taller ubicado en el barrio de Almagro.


Analecta Literaria

Revista de Letras, Ideas, Artes y Ciencias.

0 comentarios:

 

Ads