17/9/16

Melisa Mauriño


Cuatro poemas




LA PIEL DE LA ORUGA

Así como la ninfa
yo también tejía
ese capullo negro
en el corazón de la noche
del derrumbe

trenzaba los hilos
de mis largos cabellos
alrededor de tus dedos

ya estaban humedecidos
de tanto escarbar en mi nombre
caído en esa grieta de luz
que unía y separaba tus labios
de los míos

no usabas alianza en ese dedo
pero mis hilos
quizás demasiado frágiles
aún se cortaban
a la tercera vuelta

y tenía que volver a empezar
como si yo también cayera
del borde de tu tiempo

Así como la ninfa
yo también
me bajaba despacio
el vestido como la piel
de la oruga deslizándose
hasta tocar ese final de cuento
anunciado hasta el hartazgo

y aún así
igual que ella
vi con horror la pausa
el vestido,
muerto en la mitad
del cuerpo,
descubriendo a medias
lo sensual, lo trágico
del amor
cuando no se termina.



Published: By: Analecta Literaria - sábado, septiembre 17, 2016

22/8/16

Piero Iurato


Últimos Días




Esta mañana fui fuego, fui furia.
Vi como ardían mis manos
y nadie me quería abrazar.



Me acerque a la ventana
y vi a una hormiga
luchar contra la lluvia;
mi rostro parecía sonreír.



Escuchar su voz,
es como entrar desnudo a una iglesia
y que el Cristo colgado en la pared
me dé lugar en su cruz.



Mi plan es separarme del cuerpo
y morir mucho antes
que mi cuerpo muera.

Published: By: Analecta Literaria - lunes, agosto 22, 2016

Jerónimo García Riaño



La carroza


—Te he citado aquí porque tenemos que hablar —dijo Lorena mientras tomaba un poco de café.  

—¿Qué pasa? —preguntó Augusto. 

Lorena dejó la taza sobre la mesa y soltó un suspiro profundo. La mañana era fresca a pesar del despiadado sol que ya caía sobre muchas cabezas. Agarró las manos de su novio y lanzó la noticia: 

—Esto no es fácil… pero… no quiero seguir con esta relación. 

Augusto agitó sus manos y las liberó de los  dedos apretados de Lorena. 

—¿Por  qué? —preguntó. 

—Porque esta… esta relación no funciona, ya no te quiero. Me cansé de tus celos, de que pienses que todo el mundo me mira. 

—Lorena movía los brazos y sus manos agitadas sacudían el viento—. Ya no puedo salir a la calle contigo, eres posesivo... Lo siento... Me cansé. 

Augusto se levantó de la mesa y con sus piernas provocó un temblor que terminó con una taza rota y la otra derramada de café. Salió del bar sin mirar a Lorena y corrió por las calles adornadas del pueblo. Lorena lo siguió, gritó su nombre, pero él ya se había perdido. Al rato, vencido por el cansancio, terminó sentado en un andén.  Lloraba y emitía unos ruidos que de no ser por sus manos sudorosas cubriendo su rostro, hubiesen acabado en sendos gritos de dolor. Escupía mientras maldecía a la mujer. Se levantó del andén y caminó hacia su casa. La gente que se preparaba para el carnaval, acompañó con la mirada a Augusto en ese trayecto amargo. 

Published: By: Analecta Literaria - lunes, agosto 22, 2016

29/7/16

Jonatán Reyes


Poemas inéditos 
Especial para «Letra de Cambio»



EL ARTIFICIO


Tus labios carecen de exilio
y entre ellos y los míos
hay un océano condenado a errar
un concepto tan sencillo
estéticamente muy complicado


Published: By: Analecta Literaria - viernes, julio 29, 2016

Carina Sedevich



Tres poemas inéditos*




1

Dice el maestro
que si dispongo el corazón
para transcurrir cada jornada
como si el cuerpo ya estuviese muerto
podré concebir la libertad.







Regreso a casa.
Atiendo mi frágil organismo.
Lo nutro
con vegetales poderosos.
Por más que ya no río
y ya no lloro
procuro, a diario,
estirar mis músculos.








Es acuciante
elegir entre vivir o morir,
dice el maestro.







Pero es verano.

Tremolan, invisibles,
las cigarras.
Una vez encontré una
entre la arena.
No parecía
dispuesta a morir
aquella tarde.








Dice el maestro:
una cigarra
puede vibrar intensamente
hasta morir.



Published: By: Analecta Literaria - viernes, julio 29, 2016

26/7/16

Verónica Aranda Casado


Poemas Éditos e Inèditos



XI

      
Asociaré aquel puerto con septiembre,
con el incienso del albaricoque,
al cruzar desde Goa
el oculto zaguán de la pensión
de Praça da Figueira con ventanas
que daban a una calle de la Baixa
con una iglesia y tiendas de anticuario.

La libertad era un tranvía rojo
que cruzaba Lisboa, en ese tiempo
de tascas de azulejo y miradores
donde las tardes eran
un plácido ideal, un soplo intenso
hecho de misticismos decadentes.
          


XV

      
Siempre fui por inercia hacia al amor furtivo,
aquél de las ciudades portuarias: Buenos Aires
con filo de arrabal, La Habana vieja,
Lisboa y sus Biralbos misteriosos.

Aquél del bandoneón y las guitarras
que tejen un acorde negro y rojo;
aquél de los teatros en penumbra
con maletas abiertas de tejidos
y chales años 20 y nicotina,
o el sobrio mostrador donde convergen
silencios de licor  y penas golfas.
      
                                                        
                           
 De: Tatuaje (Madrid: 2005)

Published: By: Analecta Literaria - martes, julio 26, 2016

Marisa Martínez Pérsico


Poemas Inéditos




INVÁLIDA EN EL DESIERTO DE MI DESEO DE VOS

...tan en mí, tan viva en mí, 
que si me muero a ti te moriría. 
Juan Gelman


Una debería sentarse
a observar despedidas
en la estación de autobuses.

Deducir cuánto han corrido mundo
aquellas vidas
por las ruedas gastadas
y el trajín de maletas.

Corolarios de besos indolentes,
muchachos aburridos 
con pistolas de plástico,
los viajes de trabajo
del señor de corbata,
las parejas 
de sexo contraído,
estudiantes contando
unas monedas
mientras fuman cigarros,
la chica del tatuaje
que saluda a su novio
con un nombre de tinta
que le cruza el ombligo.

Epitafios sin tumbas,
individuos que mueren
un poco
en otros brazos.

¿Cómo sería despedirnos
si fuéramos aquellos del andén
que se saludan?

¿De qué región vendría 
cada uno,
y a qué muslos iría?

¿Qué peldaño
de esta vasta escalera
contaría el adiós?

Nadie puede escaparse
de sí mismo,
cubrir con su sombrilla
el entero horizonte 
de la escarcha.

Por eso voy sola
a observar a los otros,
sin mochilas, ni bolso,
ni equipaje de mano.

Como quien lleva el amor
pegado a las costillas
o cosido al dobladillo
de la falda.

Published: By: Analecta Literaria - martes, julio 26, 2016

Jesús Baena Criado


Raíz de mi derrota (2016)
Tres poemas


IX

En tu piel ha escrito el dolor su nombre, Eva, 
atravesado con la sangre herida de tu boca. 

Marcado el vientre sucumbe la paz en la entraña
que encierra en su seno la derrota
y arranca sangrante el beso que en mis labios espera.

Si es tu silencio el grito que amado hiere, 
si desnuda tu cuerpo es sal y carne en la llaga
y quema roja la manzana que aún fría, arde
vespertina en el ocaso en esa tierra que anhelada 
es la frontera del olvido, 
calla en tus adentros las sombras del paraíso;

muerde, Eva, la manzana y de tu carne 
haz la carne de otra tierra.

En esa tierra regará la sangre el olivo que en tus manos procuraste,
y el silencio será el grito que en tus hijos quede.


Published: By: Analecta Literaria - martes, julio 26, 2016

Pablo Romero


Tres Poemas


De: Días de Babel (2016)



APARTADO SOBRE LA ATROCIDAD  
a Lucas

El niño dice tiempo y le sangra la boca

grita como queriendo arrancar de golpe
el gesto muerto de un dolor 
demasiado inútil 
la columna  torcida de sostener     
el peso de otros años
unas manos donde nadie espera
para la terrible ceremonia de mirarlo caer

no debería el miedo caminar descalzo
un paso y otro a la intemperie,

descenso transversal al agujero de los días.

el niño dice tiempo y le sangra la boca

un romperse contra toda luna

contra toda intensidad 


Published: By: Analecta Literaria - martes, julio 26, 2016

Patricio Foglia

Fotografía: Natalia Leiderman

Cinco poemas



De: Tokio (2016)


TOKIO

Ninguna ciudad como Tokio comprendió mejor
la frase el tiempo es dinero. La capital nipona es el templo
de la Tecnología. También el espacio es dinero:
en esta ciudad cada centímetro es aprovechado al máximo.
Los departamentos más lujosos tienen el tamaño
de una cocina. Sin embargo, esta megametrópoli
también tiene problemas:
el tránsito es caótico
y el transporte público resulta insuficiente,
puede tomar un día entero viajar
desde el puerto de Tokio hasta las afueras.


Published: By: Analecta Literaria - martes, julio 26, 2016

Jonathan A. España Eraso


Poemas




LA ESCRITURA ES EL MUNDO
que se devora en sus  secretos




CADA PÁGINA NOMBRA LA ESPERA
Cada página dispone sus márgenes
para el común encuentro
que en luz se manifiesta




LA ESCRITURA HABITA LA LUZ
En cada palabra se celebra el prodigio
De la página donde nace el mundo




LA ESCRITURA
Es el silencio
Que todo
Lo nombra



Published: By: Analecta Literaria - martes, julio 26, 2016

Sebastián Hernaiz


Poemas




De: El prejuicio del sexo (2014)



UNA TARDE, MI ABUELO


Una tarde, con mi abuelo
fuimos al Sheraton a merendar.
Sería sábado, el cielo
estaba gris y nosotros felices.
La confitería era en el piso no sé cuánto, uno alto.
Ahí aprendí
esa torre roja y blanca, con reloj,
era de los ingleses. La gente
al lado nuestro hablaba en alemán y la señora
me regaló un pin con su bandera. Cada vez que paso,
ahora, me viene esa tarde que no recuerdo,
esas tardes recorriendo
con mi abuelo la ciudad,
bares, cafés. En uno, a la salida de la escuela, me enseñó
la T tiene que ocupar
todo lo alto del renglón.
Todavía hoy mi letra es mala
pero imprimo en hojas lisas. Mi abuelo me llevaba
por confiterías y bodegones. Pedía el café con mucha leche,
me regalaba monedas
de chocolate cuando me veía. Era alto, flaco,
adicto a los Suchard. Su pelada lucía lustrosa; igual,
siempre fue a su peluquería una vez por semana. Murió una tarde.
                                                    Me acuerdo/
los llamados, mucha gente de golpe en mi casa. Yo
me amparé en el resguardo
de ponerme la remera de Boca: FateO, decía. Tardé en saber
que no era una O sino una rueda. Escuchaba, mamá en el teléfono,
familiares, y yo desde el balcón
ver pasar los colectivos y tirarles
bolitas de papel con mi gomera improvisada; la remera
iba humedeciéndose de lágrimas:
nunca tuve tan buena puntería. Pero los colectivos
pasaban, seguían, y se iban.

Published: By: Analecta Literaria - martes, julio 26, 2016

 

Ads