14/10/14

Tag:

Lautaro Ortiz


Lautaro Ortiz
Cinco Poemas







MATAR EL TIEMPO

En el cuentísimo lugar donde se escribe con la muerte de punto en la oración del insomnio bajo cimbronazo de cosa ausente entre ceja y ceja como quien no quiere la noche pero nada de noche ni su real caída narrativamente suicidado de todo lo anecdótico -la cara contra las luminarias de las mil infancias y otras citas personales- y entre apuntes ensayos y venenos como quien dice a la buena de dios (su risa, su risa) aceptando lo inevitable. En ese lugar: entra el verdugo y corta la memoria donde más duele.


CAUSAS – CONSECUENCIAS

No se muere dulce de tabaco:
el flaco pulmón sugiere otras causas,
después de escupir en la olla nocturna:

La voz de una madre que desde el fondo exige
incendiar el basural de los años.



DE CAJÓN

Las malas lenguas de la muerte
son muchas como sus ojos
y rozan los labios del muerto.

Es el último embalaje.

Aduana de la madera triste y de la platería engarzada.

Una fábrica de borrar señales:

lo que llega muerto se va cadáver.
lo que llega blanco se va ceniza.


LOS SIETE SOLES

Es difícil cuando tantas noches pasaron
y uno insiste con rasparse la lengua
precipitar la puntuación:
el alfabeto y sus siete soles girando sobre la cabeza que no revela
el corazón que dicta en morse y el poema que va quedando lejos.
Es difícil pero uno insiste
de eso se trata uno.
Yo me trato con esa mujer que se pasa las noches
como enfermera negra
contándome los huesos
y a veces lo consigue aunque
el poema es difícil
las noches sin ella
y esa música que viene del fondo:

la risa del pirómano entrando en el mar.



APOLILLAIRE

Esta cabeza no duerme sola.
Latidos hay:
motores del orgasmo que rugen desde la infancia.
Mujeres ovacionando el sueño donde me pierdo descalzo.
Los pasos de la enfermera crujiendo con escarabajos en los bolsillos.
Acá también suenan timbres.
Voces, disparos.
Cuchillos hay, se afilan.
Relámpagos y tornos, agua que cae contra los ojos.
Trapos que hierven como animales se aparean.
Así es la noche cuando trabaja:
huesos trepanados del recuerdo.
Esta cabeza no duerme sola, nunca.
Tan parecida a un banco carpintero.




LAUTARO ORTIZ, poeta y periodista argentino. Nació en La Plata el 12 de febrero de 1973. Como periodista escribe en Página/12 y es Jefe de Redacción de la revista de historieta argentina Fierro que edita el mismo diario. Escribe y dirige el suplemento semanal Historietas Nacionales en la Agencia Nacional de Noticias Telam. Colaboró en diversos medios nacionales y extranjeros como: Veintitrés, Diario de Poesía, Semanario Brecha, etc. En 2003 publicó el trabajo de investigación «Árabes. Poemas, crónicas y relatos en Sudamérica». En poesía publicó: «A estas horas y en este día» en 1993, y «Casa de Tabaco» en 2010, reeditado al año siguiente. 




Analecta Literaria

Revista de Letras, Ideas, Artes y Ciencias.

0 comentarios:

 

Ads