31/10/10

Tag:

Leonor Silvestri

 
Leonor Silvestri

Poemas Inéditos




HONDURAS- NICARAGUA


Con la delicadeza oriental
de trazo o mano que sueña
o imagina ideograma antiquísimo
y conjura en tinta negra
un caracter que suena a cuerdas
las yemas, palmas de jaguares,
en mi espalda acarician
las hojas, pétalos, cual abrazo
de hiedra enamorada de su muro,
que se enroscan en tu brazo
imperceptibles y finas
nadie se dé cuenta
-ni vos, tal vez -
del  roce, mi  apetito por
un diminuto pedazo de tu piel
que escapa a la duerme vela
en este viaje interminable
y a la estricta vigilancia de la ropa
por arte de magia
logro posar sobre tus dedos
fingen no saber
fingen incluso ignorarme
no dormiremos, pero nuestros ojos
persisten en mantenerse cerrados
las visiones y las utopías abundan 
no serán dichas, jamás pronunciadas
un antídoto contra la soledad
de un bus sofocante
rodeados de enemigos
misioneros y taekwondistas
donde compartimos naranjas
juegos y afanes
en la intimidad del secreto nunca
confesado de anhelarnos



Si, soy yo la que te toca
la que hace como si
no te toca pero te siente
desde atrás
sobre la espalda
y arquea el lomo
de  gata
Mirame, sí
también yo he querido
que me toques
¿qué soñabas o pensabas?
o fingías no mirarme
y me olisqueabas
como gato, nocturno
que esperando la noche
hace siesta al sol
fiel a un sueño tan claro
 y tan negro
-oh tremenda paradoja-
 como roja nuestra bandera
y obsesión.



FELIPE



Pido perdón al viejo amor
por amar al nuevo
como si fuera el primero.

Te hubiera conocido antes,
un chingo de años antes
cuento te faltaban menos dientes, cuando
no te habías pegado el bicho.

Cuántas veces he pensado
ojalá te enamoraras de mí, tan fuerte, tan solidamente
hasta pensar "Por ella, me cuidaré, por ella,
viviré por verla envejecer  cerca de mi vida,
en órbita." Ojalá, ojalá ojalá un enamoramiento
fulminante que te sustrajera de la muerte

Pero, el amor jamás ha salvado a nadie
conozco bien el cuento, y contra quién compito
no siempre una yunta de bueyes tira menos que
un pelo de concha
Contra el guaro, sagrado, y la milonga
nada puede hacer esta mujer
ni niguna otra


Y yo tampoco he
-cómo hubiera alguien
podido- salvarte
esta vez.


JAMES TOWLE
A Dariush, en su cumpleaños 34.
Para mis cumpas ticos y los sufrientes por amor.


La cama está vacía
la forma de tu cuerpo
en ella
quedó grabada con un punzón
caliente en mi cabeza
cada vez que me meto.

Pero,
materialmente hablando
no queda
nada de vos.

Así,
pasarme las horas
tratando de recordar
cómo sabía tu piel
qué olor tenías
cuán suaves eran tus manos
cuando me tocabas.


-La razón, ¿quién la posee?
vieja mala,  no me permite
pensar. -

La mente nunca ha sido una aliada.
Solo a través de nuestro tacto
la razón se sindica a los sentidos.

Así,
olvido por qué es
de algún modo siniestro
una suerte que esta cama hoy
esté tan solo llena de mí.

...
Amarte así, amarte
¿haberte esperado
 toda una vida?
¿seremos los últimos?
 destructores de máquinas
amamos como si fuéramos a quedarnos
toda la vida en Liverpool fabril
cuna de paño irlandés.
¿y si fuéramos los últimos?
amarte así
haberte amado
tanto

Hace siglos que juego este juego:
los cuentos no se cuentan rectos
la honestidad propia no existe
nadie puede dar cuenta de si
todo es pura inquietud y desazón.

De memoria
me conozco los mecanismos
con los cuales
quienes aun se aman
escapan al dolor indecible
del fracaso
y de la pérdida.

¿Por qué demorarme ahora en esta historia?

Impelida recodar
el amor es puro intento
propulsión sin resultado.

Testimonios remanentes inconforme:
 actas de juicios, informes de autoridad,
sesiones de terapia futuras
dedicadas en exclusividad, poemas y fotos,
algunas canciones.

¿Existe un espacio de audición
cuando el lenguaje es
ecolalia, balbuceo, clausura?

Petitio Principi:
fracaso luego soy
anónimo, frágil, débil
casi absurdo.

Me opongo
 a los símbolos de una economía política
triunfante.

El amor sigue siendo  una maquinaria imposible
 de adquirir y administrar por mis comunidades
me encuentro en una etapa artesanal de la conciencia
amatoria, de nuestra ética.

De todos modos,
Violencia, nuestro pacto ya no se quebrantará.
Atacar la casa del patrón
sabotear sus resortes
siguen siendo mis tácticas.
...

Quien no dobla las rodillas
se le rompe la cerviz
la nuca quebrada
 a la fuerza
 cae por el pozo de la horca vociferando
 un viejo himno libertario
silencio
 las cuerdas se anudan en cerrazón
de horca, juego infantil hoy
en horas libres.

En fin,
nada que se acerque a la verdad.
Ned Ludd nunca existió:
solo un nombre pergeñado para despistar
una trampa casa bobos.

Entonces ¿cómo podré encontrarte?

Ludismo,  romper la maquina
de lo que nos interpela
ideológicamente,
nuevo crimen legislado
por el deber ser del amor.

Me abrazo al cuello de caballo
de lo que está por devenir
construiré eslabón de un engranaje
 que se fragua a fuego lento,
sobre mi regazo reposa
un amante, o  un gato mortal.

La paradoja:
fundición alejada de la humanidad,
ama y propietaria,
marcha por la panamericana
 hacia el progreso

Ninguna sublevación espontánea
ninguna ficción del espíritu
 salvaje emerge  del vacío.
Por generaciones se transmite
una herencia de maltrato,
saberes resistentes macerados
para escapar a la lógica maniquea
de las culpas, las reacciones estímulo-respuesta,
el gran dirigente de las facturas a pagar.

Si el juego no es nuevo
habrá otros jugadores
otros  últimos destructores de máquinas
tal vez nosotros mismos
seamos otros y volveremos
a jugar.


EPITAFIO: WU SHU

A mis amigas en Catalunya por salvarme


I

Aquí se termina la primera mitad de mi vida
sangre que sangre  mane sangre como maná
sangrar una lengua muerta, hacer un tajo
clausurar el pecho
cortarse un mechón de pelo.

Duelo, por la primera mitad de mi vida


II

¿Cuál es el balance?
tragar arena, morder el polvo
todo en el tintero morirá
la hoja no escrita de crepúsculos
puzzle que no encaja en la locura de este encuentro

No hay en tu territorio quien aloje mi querer
tierra yerma para recibir señales
bestia recelosa puro impulso reactividad
noche de mi desesperación que  todo mi torso forma
un hueco por donde metés tu puño para extirparme
todo deseo de ser


III

Violenta oscilación, crisis existencial agravada, fobia clisé masculina, confusión primermundista, envidia de discapacitado anímico, neurosis de trámite bancario incesante, amor y odio catuliano, sutilezas velos y opacidades indetectables, inconsistencia emocional, neurosis puta y su síntoma, su drama de control, intenta resolver algo o matarme, la ansiedad del hombre está a la altura del corazón


IV

mito
hablar una lengua muerta
el Amor es sólo eso
y todo el mundo lo sabe

V


Presa de un poema de Plath
los espasmos vuelven y vuelven
y vuelven    se duplican minuto a minuto
me contraigo         la cabeza contra la puerta
la cabeza contra la pared    la cabeza contra el piso
la cabeza rota
yo toda chiquita, toda carencia    toda muertita en mí

quiero despertar o morir

Apilo la entereza para dirigir ciega
mis radares hacia los faros, migas de pan
nimiedades en una arqueología que me alcanza
para reconstruir  mi ciudad
sin torre y sin puerta

Busco en esta mañana  de pocos amigos
ramitas secas, hojas en la calle
razones para existir
persisto
no todo es vómito y kebab en las calles de Inglaterra
no todo, hielo y bolsas navideñas
cobarde pacifismo bienpensante
no todo está lleno de buenas intenciones y control

Vuelvo a encontrar los deseos por las cartas entregadas a las amigas
bien dispuestas vuelvo a encontrar a  los amigos que me esperan
proliferan en mi sangre militantes de nuestra soledad
colectiva

VI

Será como abandonar un vicio
un  cigarro sexy en la boca el humo
Garbo
no contiene, no sostiene
mal conocido, volvemos a él
arrastrando los pies
para aferrarnos y no caer

VII

Cursi y rosa en el último minuto
antes de partir, sí antes de subir a un avión
podría ser el último
cuando los amantes hablan
del amor y del extrañarse
del deseo y del reencuentro
siquiera tal vez de lo bien
que la pasamos la otra vez
vos hablaste de compartir mis libros
con otra persona a la cual hasta ahora
olvidaste mencionar

Esa es tu idea de becario de la deconstrucción

Podríamos haber hablado de la esperanza, del creer, de la fe
mañanas nevadas, mañanas mullidas
edredones y sexo de revoluciones
vislumbrar pequeños fractales de manada
mi barrio el tuyo el nuestro
el futuro aquí y ahora, aquí y ahora

Pero no, mejor, no.
Decidís por mí una vez más
tramitar tu involución destruyendo a mi otra parte


VIII


Aplico la hipótesis del tiempo
¿Qué seremos o volveremos a ser?
un recuerdo o el olvido del anecdotario

A house of brick in Japan using electricity inhabited by lovers

A la noche prendemos una hoguera delante de la audiencia y
sacudimos los cimientos con primeros ruidos
ejerceremos presión sobre la estructura del tiempo
avisamos:
 cada quien puede hacer lo que le apetezca mientras esto
dure
    - pero no dura-


Ballenas, todo el sonido del mundo en esta sala vacía
sonido, anarquía, Anarquía, Silencio, Amiga, anarquía Poesía, ars politica
     el arte de la soledad, el arte:
                                                     no dejarme herir nunca más, zaherir.


Subir la guardia, jab jab, cross, hook, uppercut, frontal al pecho, circular a la cabeza
te alejo

bajar la guardia   
    Wu shu, dejar pasar no armar el ring, combate inexistente entre tu discapacidad y mi carencia



IX

A fuerza de no olvidar
uno a uno los agravios
desaciertos improperios
memoria y olvido
recordaremos por qué
nos fuimos yendo
sostendremos el esfuerzo
la angustia cederá
sutil corte en el vientre
una cesárea impuesta

A fuerza de recordar la soledad infinita
sumida me encuentro

Odio adiós, no todo es perdonable

No volveré


X


Arrastro la pala, sepulturera
el cuerpo al hombro
cavo una fosa
honda oscura ronca profunda
es como el llanto hueco de una amante
como el hambre de amor rancio
ahi dormirá esta fatalidad
clavo una estaca de acero y 3 balas de plata
en tu pecho   
incrusto un ladrillo en tu boca
silencio
nunca más me harás callar
echo tu cuerpo adentro
tierra y cal polvo al polvo     te cubro
estás muerto
en la superficie trazo un pentagrama con sal
escupo mi última sangre mi último vómito
encima una tonelada de mármol
Carrara para liquidar
este romance para que
jamás vuelva a surgir
    ni en forma de poema
                 
                             

CONVENTRY - LA FLORESTA- VALENCIA- BARCELONA


La poesía lleva tatuado el jeroglífico:
el arte de ver el vuelo de los gansos salvajes
(desde mi ventanita)
como si me perteneciera


Paulina Vinderman



Una casa inglesa
una ventana
un poema de Plath
ramas de arboles fantasmagóricos
manos de hueso de abedul
se ciernen agudas sobre mí

este cementerio
esto que observo entristecida
y lúgubre por la ventana
en esta casa
le dicen jardín

resuena tu voz todavía
aflautada histérica
me demanda un deber ser
esa mayor mierda femenina
"ternura" le dicen
también en este, tu pueblo


durante la noche suben otras voces
hombres
conversan bajo los tejos
bajo la ventana
en idiomas desconocidos
fuman sobresaltos de medianoche

mi verdugo es fascinante
mi verdugo es un incendio
mi verdugo habita  la represión de los cuerpos
sin espacio común donde esparcirse
mi verdugo me obliga a convivir
entre tímidos y tibios
mi verdugo me conmina a
despertar allí frente a esa ventana
mi verdugo es despertar a la muerte
es desear morir
pesadilla romántica de amor

una barricada en el medio del camino
entre la libertad y  la desesperación
ante mis 33 años
complejo propio de Cristo

por la noche la ventana abierta
le aire es helado y tu pie nervioso
prohíbe conciliar mis sueños
se mueve automático y frenético
como nuestras diferencias
tu pie jamás descansa, se mueve y se mueve

por noche la niebla tiende su mortaja
sobre estos árboles muertos
al compás de la ansiedad
te consume y te carcome

en el piso al lado de la cama
tu botella de agua
tu botella de agua biberón
la botella de agua
es buena el agua
es buena el agua y su botella
es buena el agua y aferrarse a la botella
de agua como tu biberón
la mano del tejo en la garganta
los huesos de rama se enroscan
la traca se estrecha
la glotis hacia adentro
es buena el agua dice
y yo, me ahogo.


esa ventana no es única
no es la única ventana frente a la cual despertaré
viajar es mirar a través de muchas ventanas
viajar es la ventana de la casa de la amante
una ventana que brinda un bosque
su casa tiene siempre un fuego
encendido, un fuego cálido
no sofoca ni hace frío
su casa tiene una puerta  siempre abierta
la llave en un velero en la puerta
siempre abierta
viajar es despertar entre amigas
viajar es enfermar de dicha, compartir el pan,
la mesa, los cuerpos
viajar es esa ventana roja de burdel
desde la calle se ve su marco negro
la amante rubia me espera dentro
es valiente como una navaja
sabia, manipula objetos de placer
solo ella conoce para mí
viajar es el cuarto de la amiga exiliada
no tiene ventanas y la cama
es pequeña. Sin embargo, la luz
de manera misteriosa se escabulle
viajar es el cuarto de mi hermana siamesa
salta al vacío la ventana
su gata reposa pletórica de sol
no dan ganas de arrojarse
las paredes tienen fotos de mujeres
enérgicas y desnudas
viajar es dormir con  estas amigas
compartir estas, sus camas
viajar es cerrar ventanas, cerrar el amor
romántico abrir la amistad
viajar es vivir
desear.


LA CASA DE LA ESCRITURA
Para Helen y Paola

Nadie ha escrito nunca a dúo
Marguerite Duras


En una casa, sola como perdida.
Tan en la casa, tan sola.
Esta soledad  la hice yo.
Hecha por mí y para mí, esta soledad es mía.
Esta soledad es lo único que algún día
no me va a decepcionar. Es lo único que
poseo. Guardo esta soledad, en un cofre pirata.
Con ella en mi maleta vengo viajando. Ella, conmigo
como el recuerdo de un primer amor.  Es un pasaporte
a mi libertad. Adondequiera que vaya
ella viene. Mi viaje es una cama ajena,
una ventana cualquiera, ritos de los cuales no me desprendo
Mi viaje es esta soledad.
Sola en la casa de la escritura.
Mi amante no pudo soportarlo
no puede tolerar leerse en mis poemas.
Soy cruel, le cargo cruces, le hago reproches
y lo abandono, lejos, como deseo sin objeto.
Soledad o muerte. Muerte o viaje.
Literatura y Libertad.
Un agujero, en el fondo, en el fondo de un agujero,
una soledad casi total. Una inmensidad, vacía.
Fatal este momento donde todo se pone en duda.
Esta soledad ha nacido de este momento, de esta interrogante
sobre el sentido de la vida, sobre todo, la duda, sobre el amor
y la vida, sobre la libertad.
Más fuerte que yo misma,
más fuerte que los alaridos de las bestias nocturnas,
perros y lobos, monstruosidades oscuras,
vulgaridad masificante, aúllan en silencio o
clavan por la espalda.
Esta soledad es sincera, franca
esta soledad es fresca, he luchado por ella,
honesta, una palma extendida en un abrazo
una mano que acaricia, dedos en mi coño.
Velo por este inmenso territorio de mi soledad,
también la noche, desesperada, la noche de la escritura,
con la desesperación. Desesperación, no sé tu nombre,
aunque de a ratos te invento uno. Un nombre de paso.
Una posta en el camino, un amante. Solo eso, una parada.
Soledad universal de ser humano,
soledad singular y  vida ubicua
en este viaje.


ANTIESPECISMO

una mosca muere en la mesa de mi cocina
una mesa blanca, una mosca negra
el sol es blanco y amarillo
la mosca brilla, tornasol
la muerte de la mosca es la muerte
la muerte del amor no es la muerte
describir el espanto, escribir del espanto,
escribir de tu locura, escribir sin pausa,
sobre la muerte sobre la mosca, sobre nuestro amor
muerto. tengo la atroz lentitud
del olvido y temo el instante de pavor absoluto
la locura también parece muerte, pero no es.
aun veo, aun veo la mosca en la mesa blanca
como si fuera tu voz provocando mi locura en
esa ratonera, contra las paredes, sobra la mesa donde
la mosca elige morir, donde elijo escribir, y
no olvidar el debate entre la soledad y la muerte
entre la vida y el amor, triste pero no trágico,
como dejar un vicio incontrolable
no por eso menos placentero.
elijo vivir el invierno, la vida injusta,
el horror absoluto de la incertidumbre
elijo vivir la calma de tu ausencia.
de a ratos lloro por la irreductible muerte
de esta mosca. no llorar nunca es como no haber vivido
esto también es necesario que suceda, inútil hacer tangible
la desesperación y el desconsuelo que conlleva la vida, la muerte
el recuerdo de la desesperación no nos mata
la escritura avanza es viento, está desnuda,
pasa como nada pasa en la vida, pasa y se vuela
el cuerpo muerto de esta nada, de esta mosca, ya no viva
pasa como nada pasa excepto esto que llamamos vida.


 
LEONOR SILVESTRI, Poeta, traductora, periodista, performer, nacida en 1976. Es especialista en Literatura Antigua por la Universidad de Buenos Aires. Ha publicado siguientes poemarios bilingües (español -inglés) auto-traducidos:  Nugae, Teoría de la traducción (2003);  Voy a salir y si me hiere un rayo (2006); Después de vos (2007) Con ilustraciones de Cristina Lacenlotti, el curso. Mitología grecolatina. (en formato libro- objeto CD-rom); y los poemarios  El ensayo Catulo, Poemas. Una introducción crítica (2005); el libro de poemas El Don de Creer (Buenos Aires 2010, 2° edición en Costa Rica 2009). Forma parte de las siguientes antologías: El management envilece al mundo, (antología de tres poetas, 2009), El libro de los gatos (2009 - con poemas propios y traducciones de Denise Levertov, Elizabeth Bishop y Lawrence Ferlinghetti), Interdicciones (publicación sobre Intersexualidad a cargo de Mauro Cabral, Ed. Anarrés http://mulabi.org/Interdicciones2.pdf ) Una Antología de la poesía Argentina (Chile- a cargo de Jorge Fondebrider); Memoria del Festival Internacional de Poesía de Quetzaltenango, Animal del Monte, Guatemala; Luz y Fuerza (2008), Felicidades También (2006, antología autogestionada del taller de Diana Bellesi de la Casa de la Poesía de Buenos Aires); y de la publicación de la 1ª Feria del Libro Independiente (FLIA-2006). Versiones al español de poemas de Denise Levertov, Safo, Catulo y Sulpicia han sido publicados en Revista El Jabalí y Debate, entre otros. Sus poemas también han sido publicados en Diario de Poesía y Suplemento Ñ, ambos en 2008. Forma parte del proyecto Poetas del Rock del sello Veneno Discos de próxima aparición. Dirigió los 12 tomos de ensayos sobre literatura antigua para Santiago Arcos Editores/Traductores. Trabajó como colaboradora permanente para Página12 dentro del suplemento SOY desde casi su comienzo y como periodista free-lance para diario ClarínRevista Ñ, la revista de diseño 90mas10. Tradujo al español y compusó una versión de "I'll be back" del The Beatles para ÚBIKA junto a Julietta Monson publicado en el EP En el Fondo del Mar. Participó, entre 2004 y 2005, por concurso, de las clínicas de poesía dictadas en el Centro Cultural Ricardo Rojas (UBA) y la Casa de la Poesía de la Ciudad de Buenos Aires con las siguientes personas: Diana Bellesi, Fabián Casas, Javier Adúriz, María del Carmen Colombo, y Andi Nachón.

Mónica Delia Pereiras

Revista de Letras, Ideas, Artes y Ciencias.

4 comentarios:

Ladrona Estafadora y Plagiadora carente de todo Talento dijo...

gracias

Lu Muzzin dijo...

ufff, me quedé con la cara dura, petrificada, con la boca cerrada y sin ganas de abrirla.... excelentes escritos....

Lu Muzzin dijo...

ah! me olvide de decir que estás hermosa en esa foto...

Anónimo dijo...

Leonor, sos una genia! Me fascina cómo escribis!! Terriblemente hermosas tus letras!!

 

Ads