2/3/10

Tag:

Romina Eleonora Freschi

Romina Eleonora Freschi

Poemas Inéditos
Especial para Letra de Cambio




a mis amigos

Las personas se asustan de su propio poder.
La pregunta, qué hacer
qué interés servir
cómo seguir viviendo
luego de una invención
sin problemas
a la espera
al paso del tiempo
las palomas son pintitas
y los patos giran en un disco de agua.

Quienes están conmigo en ese disco de agua
todos somos huérfanos
hemos perdido esa parte del pasado
cuando el mundo era finito
y su senda una posta
de otros.

Este planeta
pacífico augurio parece
jardín
la crueldad solamente
una reminiscencia
sueño malvado lejano
de perderlos.


QUIEN SIEMPRE GANA ES POSEIDÓN
Para Andrei Tarkovsky y la poetry band María Antonieta


Un millón de caballos de cascos sordos
se acercan sin que me dé cuenta
levantan a mi lado una polvareda
me ciega, la tierra se mueve
intranquila por la vibración intensa
que transmiten las fieras
puro tacto, sin vista u oído,
el estruendo que percibo
no encuentra razón ni causa,
mas es inextinguible, incuestionable
podrían ser ciervos o perros o gigantes camiones
podría ser solo mi imaginación.
Así, no hay realismo que valga.


Íconos del registro del movimiento del mar
parecería posible sintetizar sus elementos, su baba
pero su proporción, su frecuencia y su epilepsia
son el hipnotismo eterno, el silencio de la noche
el hipopótamo y la profundidad del espejo
Las paredes y formas a mi alrededor son suntuosas
el maquinismo es del maquinista,
con música de Artemiev, y turbinas
el piano es una máquina
el cuerpo es una máquina
mundo preferido, nocturno,
de la noche que huye
se refleja en los patos
no hay tal silencio, no existe
es el camino que siguen los hijos
las máquinas del parque
jardín mecánico
depende del brillo siempre humano
y la luna es joyesca
como las mentiras de la mente
el amor puro es esporádico
cada espora define su fulgor
como una cuestión de perspectiva.


Intermitencia, inercia, blanco, controversia,
el sueño, el rapto, fuera de mí,
cuerpo y cerebro, máquinas de carne
pura máquina es pura emoción
simple como una bocanada
respirada demasiado rápido
susto, caer de un precipicio
o hacer el ridículo,
sonrojarse por un momento

a cada momento
el jadeo del perro
su intermitencia es continua
su continuidad es emitida
por el último rayo
que llegue a vislumbrar
cómo morir
cómo no morir


Es una elección
contante y sonante
falta de velo
hace zarpar el sueño
en el medio de la conciencia
las tramas se confunden
los tiempos pierden perspectivas
lo rotundo lejano
puede parecer diminuto y cercano
lo cercano parece lo más grande
e igual de pequeño, que lo rotundo
la hipérbole
iguala las unidades
entre sí
confunde las apariencias
se imprime en un plano
como una foto
de lo real
nadie me para
me licúo en esa foto
soy un ente, una lente
fuera de sí
sin edad
en vela
el principio de los tiempos
ya no parece esta mañana.



El espejo, bella durmiente
es el mar en viento y hojas
un pájaro que se despeña
las manos se atiesan
lo que tiñe el mundo
mi john
mi wendy
jardín,
quien siempre gana es Poseidón
зеркало
Sonido
música de Edward Artemiev
vive esta gente?
al tiempo dejo de confiar
las personas cambian
y viene el viento
las personas vuelven

el incendio bajo la lluvia
de una infancia prestada
es el todo del mundo
y su crepitar
todo el arte dice lo mismo
“acabo de verte en sueños, mamá”
se murió Elizabeta
Beatriz
es la misma mujer
o un error de imprenta
tenemos un nombre para cada cuadro
la fábrica es la nave
otra vez fallé
mente, te parecés a ella.


OGROS

Otra vez una vuelta
esto es, a los saltos, ingenuo, un regreso:
hay trabajo, hay paciencia
hay punto por punto
¿qué me representa?
todas las vueltas que doy
para lograr esto que logro
unánime
hasta ahí
el infinito siempre a un paso
ahí
todo medido, todo metido
hasta ahí, desde allá, para acá
el infinito aparece
en los goznes de ese montruo
l´ogro
medido así
articulado
esa lesión de la erosión
la úlcera
su escama y su corteza
cortedad
equilibrio que surge del corto alcance
no puede volar
no impera
las excusas, son exclusas
los huesos, remos, muletas
la carne es lo que duele
se escalda, cae.
Momia feroz, queréme.


LA ROCA

física de las cosas
fuerza gravitacional
este cuerpo al que siempre vuelvo
cuerpo de afecto
emite calor, es peso
su sonido, de planeta
lleno
acople pleno
desierto propio, edén
sos un lugar
una geografía
particular
parte que no reparto
rincón
naturalmente decorado
este lugar ahora
que está aun cuando no estás
esta vendimia
borra la memoria
y permanece
sos un lugar
pensamiento de paz
no importa
lo que yo inunde
no importa lo sideral
sos rampa y rompevientos
rom peca besas
piedra intemperie
rasa


LARGAS CONVIVENCIAS
A Reynaldo Jiménez

De ese amor rosa, rosado
poco parece quedar más que esta cercanía
miope, microscópica, herida
mas siempre verde, violácea, rosácea
raíz viva.

Se preven lluvias, se viven precipitaciones
sueños, relámpagos, reales
una sequía insondable de viento y de arena
que ya alguna vez nos ha petrificado.

Bellos representantes de roca hemos sido
en un anfiteatro que parecía natural
clásico, perfecto, mayúsculo
tiesos como piedras hicimos el intento
vendimos la vendimia, su postal
creímos de ese monumento.

Joyas como escamas endurecen el suelo
somos dueños de petróleo, eso sabemos
pero rotas, al fin, las estatuas
como finas vasijas rotadas
buscamos bajo nuestra manta
aquella carne rosada, pequeña,
bebé del amor.

San Juan, Enero 2008, con Adrián, en las inmediaciones del Valle de la Luna, y leyendo Sangrado de Reynaldo Jiménez


ORACIÓN PARA LAS MERECIDAS VACACIONES

Cuerpo construido, muere.
Desármate, revuélvete, y cambia la piel,
como una falla sísmica permite
que otra capa florezca
escampa, crece, descarga, llora y si hace falta
sella el dolor como una marca de la belleza,
escucha el viento, déjate morir al sol,
mete las patas en el agua y el arena
invierte el tiempo hasta su detención
resulta parte del silencio de otro paisaje,
cualquiera menos el que creías tuyo
ése que cargabas en la mente
como una buena fotografía pero plana
distante, muerta y maniquea.






ROMINA ELEONORA FRESCHI nació en 1974 en Buenos Aires. Es Profesora y Licenciada en Letras por la U. B. A, donde participó de varios proyectos de investigación. Ha realizado traducciones literarias del inglés, el francés y el portugués. Publicó, entre otros, los libros de poesía Redondel, Estremezcales, El-pE-Yo y Solaris. Interviene en diversos proyectos artísticos multidisciplinarios. Dirige la revista de crítica de poesía Plebella

Mónica Delia Pereiras

Revista de Letras, Ideas, Artes y Ciencias.

0 comentarios:

 

Ads