2/3/10

Tag:

Ezequiel Villarroel

Ezequiel Villarroel
Poemas

Y MÁS DINOSAURIOS…


Ojalá tu sombra fuese del tamaño de una hormiga, pero no. Un dinosaurio me devora con sus afilados dientes cada noche y ruego porque venga un meteorito y se acabe todo…



ANTI-RITUAL


Hoy es lunes,
sin embargo las brujas
salen de sus madrigueras
y parece un juego divertido
el acechar la noche,
reírse de uno mismo,
hablar de lo grotesco.
Todo tiene su muerte,
pero no todo tiene su entierro.


(RENIEGO DE MI DIOS Y SU GRAMÁTICA)

Con un cuaderno a la deriva
intento atravesar un pueblo
que me espera desde niño.
Las luces, más hermosas que el ensueño
también saben esperar.
Un horno de barro de donde sale pan,
un maizal, un perro, una leyenda…
Yo amo todo eso, lo amo y lo vuelvo a amar
y no me importa que venga una vieja estúpida
y me diga que el presente ya pasó,
que antes amábamos y que ahora amé
o que había amado.
Me importa tu voz y la mía…


VISIÓN


Soy la nada
consumiéndose por dentro en este río
cuya lava habrá de derretir las flores
en contraposición al cielo
e inclusive al mismo cielo.
El Belcebú,
aquel que me besó la frente
para amar la soledad,
sufre, gime como un ciervo
a merced de una pantera.
Ella, audaz, me hiere levemente el alma
y es aquella herida tan mortal como certera.
Clamo: _ piedad!
Suplico y busco al ángel negro
(pero ella ya no está).


PASADOS


Una mujer que fumaba me pidió perdón por mi pasado, indefectiblemente me lo trajo. Pude ver en sus ojos un diluvio, la calma, la tempestad, la vorágine que hunde un barco. Su pasado era enorme, ella misma era en ese instante un pasado. Su península albergaba miles de ballenas que llegaban cada año, su sonrisa le pesaba y sus párpados, ¡por dios! cómo le pesaban sus ballenas, debió de haberlas querido demasiado me dije conmovido por su mar eterno. No me pidas perdón por mi pasado dije, el mío fue un desierto de caranchos que nadie más oyó, tan sólo mi reflejo. Ese día llovió, mis animales encontraron agua.





EZEQUIEL VILLARROEL, poeta y artista plástico argentino nacido en 1983 en la provincia de Jujuy. Autor de La hora de la siesta (Ediciones del ómnibus, 2006); NAND (no alcanzó el nivel deseado) (Ediciones del té, 2009), ambos libros de poesía. y Algunos de sus poemas integran las antologías Letrarte (Tucumán, 2009), Argentina en versos y prosas (Mención de honor, 2009; Ed. Raíz Alternativa, Témperley) y Librarte (Segundo premio,  2009, EdiBer; Editorial Municipal de Berazategui).

Mónica Delia Pereiras

Revista de Letras, Ideas, Artes y Ciencias.

1 comentarios:

Anónimo dijo...

LINDA POESIA!!!

 

Ads