1/4/15

Tag:

Agustín Gregori


Agustín Gregori
Poemas



sueño:  

Él compró un jazmín, que era ella, para ella.
Le corto el tallo.
Lo puso en un cuenco con agua a flotar.
Fue a la terraza. Era de noche.
Puso el cuenco en el piso y se sento a su lado.
Miró adentro. Vió el jazmín. Vió las estrellas
en el agua. Vió un vestido. Vió un brillo.
Vió algo que bailaba. Vió que era ella.
Ahí.





despertar:
 
los ojos brillantes.
el corazón latiendo.
el sueño que se esfuma.
la birome. el papel.
las sabanas. el mal aliento.
la mala postura. la entrega.
el amor. el poema.

poema:
(no hubo poema)


yo soy mas yo en la terraza
con grillos, de noche, tabaco,
plantas, luna, grillos,
mate, luces, ruidos
de autos,
grillos, plantas.

me duelen los dedos
tengo el filtro de un tabaco
en la boca. el filtro
de un tabaco en la boca,
los pies negros,
el vaso sin agua, la guitarra
insinuada todavía flota
en el aire
ya hubo canción.

perros, algún grito, el mundo ahí
y yo acá, mas yo
en la terraza, el mundo acá y ahí,
sentado esperando
escribiendo el poema,
poniendo comas,,,,


(ruido de viento)…

soltarme. perderme.
no pensar. no pensarte. tanto.
como si nada. otra vez.
todo esto. y nada.

ya sé.
estar toda la semana
recuperandose del finde. otra vez.
ojalá todo suene emocionalmente no tan abstracto.
no como digo.

y me gustan tus ojos.
y flasheo que tu piel es una sábana
y quiero que me roces y me tapes.
y me destapes y me roces.

me cuesta no decirte
que sos lo mas hermoso del mundo.
no te lo digo y me lo trago.
    mentira. no es silencio.

y hoy no estoy preocupado.
estoy mejor. podria brillar si hubiera menos luz.
estoy tenue. soy una estrella distante
y la noche es oscura.

mantra:
soy sexo buscando el agua.
soy poesía sangrante.
soy tormenta todo el tiempo y

espero
la quietud
de un río.


barro barrio tambor


Caminando la noche
más abierto,(el barrio es un poquito menos el centro)
pude ver mi sombra entre árboles y pastos,
veredas rotas y silencios hondos.
No andaba sólo, algo iba conmigo,
la estrella cálida, ese sabor a vida dulce.
Podría respirar este viento todo el tiempo.
Tierra fresca y aplausos grandes salían de la fiesta
que estaban dejando mis pies. Gente de abrazo fuerte,
tierna, humana, inocente, ojos que te pueden.
La simpleza puede llenar cualquier vacío.
La vida viviéndose toda en un momento
que por ser momento termina y se reinventa.
Lo puro no tiene etiqueta de espiritual,
la transparencia no es fruto de formalidades
ni filosofías austeras. La abundancia de corazón
es algo existiendo en los corazones libres.
Niños sin edad olvidando sus relojes.
La noche mojada,
las nubes madrugadas reflejándose
en los espejos de los charcos
de la lluvia de hoy.
El barrio se llenó de cielo
y me atravesó de poema.





AGUSTÍN GREGORI, nació en Rosario en 1989. Formó parte del grupo artístico literario de “Los cuatro”. Editó en varias revistas como: En voz alta, La magdalena de hoy, Seis nueves, entre otras.Participó en diferentes ciclos de poesía como: Poetas del Tercer Mundo, Rehabilitación Artística,  Ciclo Timia. Y en Festivales nacionales como: La Juntada de APOA,  y  en la semana de las letras y la lectura en el teatro El Círculo.  Tiene en preparación su primer libro de poesía.

Analecta Literaria

Revista de Letras, Ideas, Artes y Ciencias.

1 comentarios:

Diadema Solar dijo...

Me encanta la gente q cree/a!!

 

Ads