15/10/14

Tag:

Maia Morosano


Maia Morosano

3 Poemas 


De: Las gracias y las horas [2013]



CONTEMPLACIÓN DE ÍNACO

Cuando estoy sola quedo mirando la intemperie
río que no llega a inundarse
pero derrama.


TROYA

Dos más uno es tres
el número de la fuerza 
y sin conocerte lo tatué en la flor
de todas mis noches.
Lo cursi también es violento y profundo
como la sangre,
como el toro a la bandera roja.
En España me tatué el tres y me convertí en Casandra


la fuerza del toro,
los huevos.
El toro cabrío es violento
como enamorarse y parecer una zonza,
una mamerta 
o gastarse
mil pesos que no existen
para ir a buscarte por mar
espuma del plata.
Amar es violento
y eso que los tiempos del cólera pasaron
cuando estaba de moda
ponerle gotas de lavandina al agua
o hervirla hasta el cansancio.
Ahora tenemos gripe A
y las vacas locas que nos violentan,
ya no nos comemos los cuentos de Disney
y le ponemos peluca rosa a Hércules:
para muchos eso es violento,
que vos me des tu cueva ,
que me protejas de la lluvia.
Sí, lo cursi es violento,
pero la épica es violenta
¡y sino miralo a Paris

y mirala a Helena
y a la inmensa Casandra!
¿Me lo vas a negar vos que sabés tanto de griegos y de nuestras Troyas?
Hay ocasiones en las que me pregunto si nos cansaremos
de la guerra de nuestras lenguas bravas
afiladas para la muerte.
Nos persigue la mazorca
y sin embargo
elegí darte mi carne y todo lo que envasa
cual matambre de exportación 
primera estación de orquídeas.
Ya sé que te violenta tanto chorizo de bufanda
pero la lengua es violenta
sobre todo cuando se disfraza 
de conejo y terciopelo,
quiero decir:
esos versos preciosistas y eclépticos
que no se entienden nada.
Lo que quiere y pretende ser cool y pedante
es violento.
Gritar a veces no es violento
depende la intención
y en este momento 
es el deseo de erupción
de voces que se me escapan.

Voy a matar esa N
voy a degollar su sonido nasal que nos lapida
y te voy a ser mil ramitos de las flores que queden.
De elegirte mi reina y mi hogar siempre estoy a un paso
y es violento pensar 
que todo puede desaparecer como el alcohol en navidad
o que la desilusión nos puede jugar
el jaque final con dos peones.
Hasta el amor rosa es violento 
y da terror amanecer en tus brazos y pedirle siempre a algo
o a alguien
todas cosas en las que no creo 
pero por si las moscas pedir no cuesta nada
y el que no llora no mama
y yo les pido,
y yo les mamo
a los señores de la carne,
del deseo,
del futuro
o de la energía suprema que nos rodea
que me hagan la gauchada 
y que siempre quede 
una noche más,
una mañana más 
y que para el mundo sólo seamos
dos vacas locas
que le bailan al camino.


POEMA INÉDITO


NUBES DE CHUVA

Cae el verde sibarita en picada 
sonando viento de madera,
voufalando en signos musgobrillantes
húmedos, bioacústicos,
olhoscor de festa.
Voufalando en otra lengua
que el llanto tiene olor a ubre
recién amanecida no céu. 
Arriba de la siesta una niña traviesa cruza el campo santo.
Achalai mi mama
el santo campo de árboles y pasto y trigo 
y soja y vacas a la vera.
De veras mamita y creeme que sino lo callo. 
Las ubres pellizcadas fuerte. De veras. A la vera y no tanto. 
No céu no hay Cristo que aguante.
Vou mugiendo máma, mamita suave
achalay voy cambiando a la vera como las vacas.
Ir al campo es inocente como el llanto sobre el canoso y celeste cielo
de yo sin golosina. Llorando. 
Chuva é muitasnuvensainda de manhã.
Achalay mi máma, achalay
¿Dónde quedaron los espejos y la esfinge?
Doblando ubres, retorciendo lombrices en la tierra. 
¿Por qué aparece en cuernos la muerte?
Vou mugiendo máma, mamita suave y la lluvia es mi mañana
achalay que vou mutando.
Libre estoy de llegar con mi agua 
cayendo de mis morritos llorosos de vaca.
Agua de chuva mamai! Que ay ay y ay 
la mujer para adentro, cosita, cosa del campo
que hay mamai ubres mugiendo
y son clínicas del destierro, agujas y cuchillos blancos.
Blancos bien blancos entre el campo santo 
cargado de verde azul, guiso celeste.
Soy mujer por elección armónica
mujer mugida en vacanadas de harto amor 
maiscoisas hay mamai, maiscoisas
un holograma de mi yo vaca me mira en canastita debajo de los árboles
aychalai ay mi máma. 
Yo elijo ser vaca, 
rumiando solita sola
con ganas de abrazarte dentro de mi ay mi dolor mai, tan grande
rumiando solita sola mai
Mis lágrimas son grandes porque mis ojos
son nubes. 



MAIA MOROSANO nació en Rosario en 1986. Es docente de Lengua y Literatura, escritora, editora y promotora cultural. Coordina la editorial Espiral Calipso junto a la poeta sevillana Rocío Muñoz desde 2008. Desde ese mismo año y hasta el 2009 organizaron juntas el ciclo de poesía «Poetas Corrientes en la ciudad de Rosario». Actualmente dirige con Laura Brandazza el bar cultural Bienvenida Casandra en la misma ciudad y lleva adelante en compañía de Luciana Fernández "La malcriada de tu lengua", un proyecto de presentaciones performáticas de poesía. Sus libros publicados son «Escaleras» (2008), «La reina en mi país» (2009) y «Las Gracias y las Horas» (2013). Organiza mensualmente ferias de editoriales independientes en Rosario y lecturas de poesía. «Malcriada» es su cuarto libro que saldrá en diciembre de 2014 editado por El ombligo cuadrado y que reúne las poesías presentadas en los últimos espectáculos performáticos de La malcriada de tu lengua (2011-2012). Es representante de la provincia de Santa Fe de APOA (Asociación de Poetas Argentinos) en el período 2014-2015. 

Analecta Literaria

Revista de Letras, Ideas, Artes y Ciencias.

0 comentarios:

 

Ads