2/10/14

Tag:

Ezequiel Nacusse



Ezequiel Nacusse
Seis Poemas





De: Un campamento en la montaña [inédito]


UN CAMPAMENTO EN LA MONTAÑA


De lejos llega
La música del camping

Aquí
Las cosas no suceden

Mis amigos también cantan
Contra el viento


Que el tiempo
No es más que esto

No importa
Que hoy estemos enfermos


COSA VIVA

En mi casa
No hay plantas
En el balcón

Vivo
En un sexto piso
En un departamento amplio
Y oscuro

A veces
De tarde
O de mañana
Tengo la sensación
De haber sido
Arrojado al mundo
Envuelto
En una toalla

De quién me tapo
En tanta oscuridad

Con una taza de té
Me entretengo
Varias horas

Miro
Cómo se tiñe el agua
Como petróleo
En el mar

En mi taza viven
Los "qué"
Ellos
Atienden ciegamente
A su naturaleza insípida.



ESTE TIEMPO YA NO ES TUYO


Este tiempo ya no es tuyo
Perdido entre sus cosas
Aunque en la vereda tengas miedo

En el fondo de sus manos
Hay un violín que canta para vos
Este tiempo ya no es tuyo

No estás equivocado ella
Te mira con los ojos perdidos en tus palabras
Cuando manejás por la ruta
En tu auto de insomnio

Te pregunta
Por las historias que te contaba tu viejo
Y el tiempo no parece ser tu tiempo

No estás equivocado
Un cielo lleno de avionetas
Los mira tomarse de la mano
Este tiempo ya no es tuyo

Pero lejos de la ruta desolada
A las tres de la mañana
Digo lejos
En la ciudad de ladrillos
Donde las fotos viejas
Imitan los fantasmas
Una muchacha negra se pregunta por vos

Ella se acomoda en el asiento
Te pide
Que termines la historia de los rusos
Que abandonaron a su padre
En un claro nevado

Y una muchacha negra
Sentada en el suelo de la cocina
Se pregunta por vos

Hay un cuchillo que se extiende hasta la línea del horizonte
Más allá
Está tu tiempo


EL MAR JUNTO A LA MONTAÑA

Nos sentamos a comer
Algunas galletas
Frente a la colina rojas

Muy lejos y hacia abajo
Un grupo de vacas pastaba
Y parecían piedras
O lunares
En la piel de la colinas

Dónde estaba el mar
Entre mis amigos
Debajo de ese cielo nubloso
Que era como un anillo de humo

Señalé hacia atrás
Y presentimos el agua

Tal vez
Una ola a punto de devorarnos

Corrimos
Colina abajo

Van a huir espantadas
Pensé
Mientras me agarraba de una piedra enorme
Una isla quizás.


QUIETUD

Arriba del árbol
Todo se ve como muerto
Ahí
No hay animales pastando
Y los nidos están vacíos

Abajo el suelo verde
Gira como una pelota de fútbol

Sólo el árbol sostiene
Prendido del cielo con angustia
El péndulo del mundo

Sólo yo en el árbol
Toco el cielo con las manos
Y nada cambia


TATUAJES

Dejar las pesadillas afuera
Disecar tus manos
La tarde esa en que llovía
Y saliste a buscarla

Por qué las manos

Dejar las pesadillas afuera
Disecar tu cara
La tarde esa en que llovía
Y saliste a buscarla

Por qué la cara

La cara
Sucia
Las manos
Las manos
Sucias

Disecar las pesadillas afuera
Esa tarde volviste y estaba oscuro
Estaba oscuro y llorabas y llovía
Llovía una lluvia fría como desde adentro

Dejar
Abrir
Disecar

Cuál es la pesadilla perfecta



EZEQUIEL NACUSSE, nació en Tucumán en 1990. Fue antologado en Reñidero. Antología de poesía tucumana contemporánea (2012) y en 30.30 Poesía argentina del SXXI (2013). A fines de 2013 publicó Primera Persona. Es editor en el colectivo cultural Culiquitaca.

Analecta Literaria

Revista de Letras, Ideas, Artes y Ciencias.

0 comentarios:

 

Ads