28/4/13

Tag:

Marina Serrano



Marina Serrano

Cinco Poemas





De: La única cosa necesaria (2012)




La leche que acaba de salir de esa arteria tiene una significación precisa.
EVANGELIO ARMENIO DE LA INFANCIA




¿CÓMO puede ser
carne que late y cabe en las manos, hijo mío?
No me refugio en el desierto
porque no soy creyente
y no lo seré
sino hasta los días cercanos a mi muerte.
No me refugio en el desierto
ni espero ángeles,
asumo la vida, los errores
de hombres que intercambian hijos
entre barrotes de cunas frías
alineando sus cuerpos hepáticos mientras inscriben
el nombre del hijo.
A esta criatura olivácea, escuálida,
deberé alimentar hasta que muera
ella o yo.
¿Quién concibe a los hombres
si no existe Dios?






Y el niño Jesús, andando delante de ellos,
les ordenó no hacer mal a los hombres.
EVANGELIO DEL PSEUDO-MATEO


UN puente cae luego de entrar en resonancia.
Alimañas salen por las bocas
de tormenta, por las cañerías, de las nubes hacia abajo,
pero nadie perece a causa de ellas.
Tizna el verano, en la playa entra la noche,
es la hora del alivio,
arena seca limpia el cuerpo y los pies, salados en el cielo
oscuro, sin temperatura, sin ropas, ni viento.
El hombre se acerca
toma la serpiente
culebra negra que sube por mi pierna,
pinza en algún lugar cercano
a la cabeza del animal que se prolonga desde mí,
no me asusto
lo observo jugar con su amenaza
lejos, en el médano,
ella cae como tendida entre sus brazos
y de a ratos respinga, toma formas.
Las inundaciones acarrean maderas, relojes,
porcelanas y serpientes
que no hacen daño pero nunca se olvidan.
El terreno anegado se fecunda con la simiente foránea.



Y de este modo vino de lo alto la potencia de la gran luz,
la manifestación.
EVANGELIO DE LOS EGIPCIOS


ALGUIEN te habló.
¿Por qué pensaste Simón, llamado Pedro,
en la luz? ¿Creíste que ellos eran como la luz?
Las cosas nunca fueron simples y ellos tampoco.
La luz es cuerpo,
y el cuerpo de los hombres ya no ve por los ojos.
Sus hijos, los hijos de esos hombres que creyeron
en la fuerza de esa misma luz
para oscurecer dentro de sí mismos
y sumergirlos en las tinieblas, no permiten ahora
[ sino una concepción:
Luz, lux, lucis, onda electromagnética
capaz de ser percibida por el ojo humano.
Los hijos de los hombres son dos,
y la luz se adapta a su condición.



¿Qué fueron a ver al desierto? 
¿Una caña agitada por el viento?
EVANGELIO DE MATEO



¿QUÉ fuimos a ver, Simón, al otro lado del océano,
al otro lado de las nubes, arriba y debajo,
sino hombres que nos esperaban tranquilos
deteniéndonos con el esfuerzo mínimo que requiere
tensar un hilo de globo, patear hormigas,
levantar un insecto entre los dedos
y dejarlo caminar mientras la mano gira
brindando un nuevo horizonte tan efímero y cercano
como una cinta cerrada en sus dos puntas,
cinta de Moebius.
¿Fuimos, Simón,
adultos analfabetos de la gracia que no entendían nada,
nada de nada, los arrebatos de sí mismos?
Los reyes de los barrios marginales,
el kapanga de villa Dálmine, el barrabrava de Boca
y los negros murgueros
cayeron detenidos por manos predicadoras,
impotencia funcional de rodillas, tétrada de Celso.
Luego volviendo al sitio de origen
de su emperramiento e ignorancia, llenos de excusas,
contando lo poco que faltó, lo injusto,
hicieron alarde de un golpe fuerte, porque así somos, Simón,
gente que desborda fuerza, y es tan bruta
que no comprende siquiera el fracaso.




Sálvate a ti mismo y baja de la cruz.
EVANGELIO DE MARCOS



MOVIDOS por ese tremendo tirón en el pecho
ponen fin los hombres a todas sus historias.
Y Dios los hace agusanar en la tierra
para que aprendan
a no escuchar consejos, ni siquiera de su boca,
para que aprendan
a tomar la decisión
de pudrirse, o rearmar el presente,
o morir,
pero nunca abandonarse a la salvación.







MARINA SERRANO nació el 10 de marzo de 1973 en la ciudad de Quequén, Provincia de Buenos Aires, Argentina. Es Licenciada Kinesióloga Fisiatra, UBA. Participó en la antología de poesía argentina: Hotel Quequén (2006). En noviembre de 2006, publicó su primer libro de poesía Formación Hospitalaria (2006) por el cual recibió una mención en el II Premio  Internacional de Poesía Revista Prometeo para Libros Publicados en Lengua Castellana (XVI Festival Internacional de Poesía de Medellín 2007). Participó en la antología de cuentos: Hotel Quequén II (2008) y en  Poetas Argentinas (1961-1980), compilada por Andi Nachon (2008). La diástasis de las tibias largas obtuvo una mención en el Concurso Nacional de Poesía del Fondo Nacional de las Artes 2006, Argentina, y  fue publicada en 2008.  Obtuvo una mención en el premio “Luis Tejeda”, 2010, por el libro de cuentos: Divulgación científica. Una breve selección de cuentos positivistas.

Analecta Literaria

Revista de Letras, Ideas, Artes y Ciencias.

0 comentarios:

 

Ads