12/10/10

Tag:

Leandro Llull

Leandro Llull

3 Poemas Éditos
3 Poemas Inéditos



De Disonancia del jardín (2009)

EL PARRILLERO

Con el humo velando los rostros
mi padre y yo preparamos el domingo.
Entre pitada y pitada su voz suma me indica el cómo.
Puedo y lo hago, cumplo el destino
del papel en la pira. Él hizo el fuego,
él hizo el viento y el parrillero.

Puesto el ternero de lado
el domingo come de la carne del hijo. Arde,
pierde su sangre,
gime el vapor en la boca del fuego.

Y el papel ardido vuela ominoso,
no quiere ser testigo.

Tampoco yo lo quise. Volé
como aquellos pájaros negros
que se hicieron del viento
y huyeron tras los muros.


CÍNICO


Ahuyentó a los gatos, espantó a los pájaros,
se plantó sobre la tortuga.
Impune, como todo rey,
tenía por horizonte los muros
y reinaba solo.
Sentado en la tierra,
comía del barro
y relamía su cuerpo. Era puro
aliento y fruición,
su propia ley.

Un día el tiempo le blanqueó la barba y le sopló los dientes.

Ahora, echado en el patio, con ojos tibios me mira.
Sólo pide
que nadie le tape el sol.

EL CIGARRILLO


Del parrillero tomó su punta el fuego
y arde. Atados con humo
en un nudo de humo, sólo la yesca,
la mano alzada, la chispa que traza
la ceniza, el silbo agudo
de la sombra en la niebla.

Con cada pitada
crepitan los días
igual que en mi pecho.

Deflagra mi padre
y fuma.

de El linaje del malvón (inédito)


a Beatriz Vignoli
INTRASCENDENCIA DE LA PENA, quiso,
y acunó sus cuerpos como un sauce al viento,
y limpió sus bocas de trago amargo.

En sus brazos instauró la paz,
lo dio todo hasta saciar
y más, ninguna cuita pasaría
por herencia injusta.

Pero las manos, las manos con sus dedos tristes
de ramas de sauce, acariciaban las caras,
lloraban ante los ojos...



LA FLOR DEL PANADERO
,
                                                   ¿la movía el viento?
¿el deseo de Dios?

¿sus manos abriéndola
como a una virgen
que se devela?

Las pelusas disgregadas
fulgiendo ante la luz,
astillas del ser que esplende,
                                             ¿puro azar?

¿Alguien sopla?
                         ¿De alguien,
                                             el viento?



POR LAS MAÑANAS TERRIBLES ÁNGELES
a despertarlos venían.

Con sus heladas manos alivianaban los párpados
y dejaban que el alba entrara
rosa y pálida entre ellos.

Así, eran traídos
de las verdades de los sueños.

Pero al despertarse el único anhelo
era soñar.

Después, ante la blancura de la mañana,
los ángeles partían,
y el rosa se secaba
entre sus manos.





LEANDRO LLULL nació el 7 de junio de 1983, en Rosario, ciudad en la que reside y trabaja. A la fecha, su único libro terminado es Disonancia del jardín, escrito entre los años 2007 y 2008, y editado por la Editorial Municipal de Rosario en el 2009, tras haber obtenido el primer premio en el “Concurso Municipal de Poesía Felipe Aldana”. Su escritura también abarca la narrativa, en cuento, relato y otros géneros. Recibió una mención del Fondo Nacional de las Artes en el año 2008. Además, en el 2007, inició, junto a la poeta Alejandra Méndez, el ciclo de lecturas que denominaron “Poetas del tercer mundo”.

Mónica Delia Pereiras

Revista de Letras, Ideas, Artes y Ciencias.

0 comentarios:

 

Ads