14/11/09

Tag:

Guillermo Coda

Guillermo Coda
Dos Poemas


1. LA PUREZA IMPOSIBLE

Ya, ya, alma mía, amaina el mecanismo,
que no es menester amar las soledades,
gira al compás, apéate, apiádate,
respira profunda, sé tu misma...

Que habrá ya el tiempo de pensarlo todo,
los colores los olores, la mera muerte,
el presente en bruto, embrutecido
de arduos alcoholes denodados y
el antes yo, el cómo, y el después...

Tiempo habrá, alma mía, no desesperes
ondula dulce, modula, modela la materia,
que el dolor trabaja
el ojo seriamente
con bruñidos cinceles de horizonte.

Tiempo habrá, mira bien, todo es tan bello
tan, a su vez, violado, violentado y
tal vez, alguna vez, había una vez
un niño que no sabía, que reía
proferirás profanando, alma mía
el sentido espeluznante del vacío.

¿Cómo harás, entonces, para cribar
la luz si ya eres parte de la sombra?



2. REMINISCENCIAS DEL VINO

I


La mesa bajo la araucaria,
los amigos en ronda, báquicos
los ojos, los
torsos desnudos,
consumaron la hecatombe.

Alguien tañó la bordona: Adiós
Nonino. Hubo
un arcano rencor de puñales,
un férvido frescor de mujer,
pájaros
fulgurando al cenit, años
sofocados en el humo de la
carne quemándose a la sombra.


II

"Se mata a un niño" Ese título,
en
lo que tiene de fuerza indecisa,
es el
que, en definitiva, ha de recordarse.
Maurice Blanchot

Hubiera ---ésta tristeza por la tierra
que soporta el sopor de mi hombría,
donde el pino y el paraíso y el sauce
del Parque de la Independencia, en el
eterno alborear del despojo del paisaje,
son transidos por las bocas del hambre---

advenido del diamante, o del
difuso edén de alguna infancia
en caída siempre remuriendo, re-
creándose en el cárdeno, duro
elixir dócilmente sostenido
contra el sol feraz del alba?.

O hubiera --- éste letargo alcoholado
que fuga de dónde?, y tan vehemente,
hacia el color en tiempos dulce
del fruto suspenso en la fronda,
soleado de lado, ladeado por el canto
vespertino de unos pájaros---

de tallar la pena, restañarla en piedra,
abismarla hasta la órfica
derrota del alma con esplín
en los ojos y Apolo en la palabra?.

O nomás no hubiera, nomás
nada y se tratara ---ahora
tendido en la greda
del Parque de la Independencia,
en el instante más letárgico o
menos litúrgico
de una ascensión solar que oblitera
las posibilidades del sueño---

de matar por matar
al niño que no podría morir, no
sabría morir, que
ni siquiera somos, ni siquiera
fuimos sino en los Otros?.




GUILLERMO CODA, poeta y escritor argentino nacido en Casilda, porvincia de Santa Fe, el 2 de octubre de 1977. Cursó estudios secundarios en esa ciudad. En 1997 se trasladó a Rosario, donde actualmente reside. Ha participado en numerosos eventos de Poesía, tanto en Rosario como en su ciudad natal. Ha publicado un único libro: Germinal, Ed: Alción Editora; 2008. Posee, además, un blog donde publica parte de su obra: http://guillermocoda.blogspot.com/

Mónica Delia Pereiras

Revista de Letras, Ideas, Artes y Ciencias.

0 comentarios:

 

Ads